Metodología de Inversión

Desarrollada internamente, la metodología de MMA es bottom-up, aplicada caso por caso, evaluando cada acción a la vez. Por lo general, MMA no invierte en ETFs ni en sociedades de inversión, solamente en acciones en directo. Dada la naturaleza conservadora de la firma, MMA no utiliza ninguno de los siguientes instrumentos y/o enfoques de inversión: inversiones de corto plazo (trading), ventas en corto, notas estructuradas, derivados, ni ningún instrumento o estrategia apalancada.

El enfoque de manejo de inversión activo de la firma es muy peculiar; en vez de estructurar la cartera a partir de la composición de un índice y hacer pequeñas desviaciones, empezamos desde cero, enfoque tabula rasa, apoyándonos al 100% en nuestra metodología para elegir acciones de empresas de calidad excepcional y/o acciones en situaciones especiales de crecimiento acelerado sustentable, ambas situaciones con el potencial de crecer por encima del mercado. En otras palabras, cada emisora es meticulosamente seleccionada para crear una cartera única y dinámica, ya que va modificando su composición conforme a las cambiantes situaciones del mercado.

El único uso que MMA tiene para los índices es como benchmark, como una herramienta fundamental de medición, y no como punto de partida para la estructuración de carteras.

Toda la metodología de MMA inicia y termina en el mismo punto: el tablero de control de emisoras en nuestra base de datos. De no ser así, no habría manera razonable ni efectiva de pretender abarcar un mercado tan vasto y complejo como es el mercado accionario global, aún si éste se aborda sólo desde el NYSE y el NASDAQ, tal y como es el caso de la firma.  Actualmente, dicha base de datos ya excede de 2,200 emisoras calificadas, y está en continuo crecimiento; la totalidad de la base de datos de MMA está exclusivamente compuesta por acciones de empresas listadas en el NYSE o en el NASDAQ.

El tablero de control concentra la mayor parte de la información estadística y financiera de las emisoras, así como nuestra calificación de cada una de las empresas y su perspectiva. Por lo mismo, el tablero de control de MMA posibilita ubicarse en el contexto integral del análisis de una manera relativamente rápida. Desde luego, hay información cualitativa de crucial importancia en el análisis y en la toma de decisiones que no forma parte del tablero de control, por ejemplo: la evaluación sobre el modelo de negocios de la empresa, barreras de entrada existentes, la recurrencia en el crecimiento en ventas y en utilidades, etapa del ciclo de negocios de largo plazo de la emisora y de los distintos sectores, etc.

El análisis y la investigación (A&I) siempre han sido el pilar fundamental en la metodología de manejo de inversiones de MMA. Todos los esfuerzos de A&I van dirigidos hacia la toma de decisiones para la selección de emisoras y estructuración de las carteras.

La principal ventaja competitiva de la firma es su metodología de inversión, internamente desarrollada, capaz de generar outperformance (alfa) consistente en periodos medios y largos respecto a los benchmarks desde el inicio de la firma en 1988.

Las variables analizadas en nuestra metodología son públicas y de uso común en la comunidad de inversión profesional mundial. La principal diferencia está en cómo MMA monitorea, integra y pondera cada una de esas variables para poder construir la cartera final. Naturalmente, esto es la esencia de cualquier metodología sobresaliente.

La metodología de MMA es holística, ya que cubre todos los posibles sectores e industrias, sin excepción. Dentro de lo posible, nuestra metodología intenta incluir las variables principales que afectan el ciclo de negocios de una empresa y su sector, y eventualmente el precio de su acción, con énfasis particular en la evolución de la emisora al mediano y largo plazo.

MMA utiliza su sistema de calificación para cada emisora en la base de datos. Nuestro sistema de calificación se aplica con un criterio muy estricto. Entendiblemente, las emisoras de mayor calificación tienen prioridad para formar parte de las carteras. Solamente un grupo muy selecto ocupa los lugares más altos.